Hay que hacer la Mitzva...

La persona necesitada no se ve afectada por los motivos que tuvo la persona quien lo ayudó. Todo lo que esa persona necesita es ayuda, dada de una manera que no afecte su dignidad y que quizás hasta le levante el ánimo.

Es importantísimo que el “dador” haga la Mitzva, sin implantar los pensamientos que estén detrás de ella.

El Talmud, nos dice que participemos siempre en Tora y mitzvot, aunque no lo hagamos “leshem Shamayim” (en El Nombre Del Cielo) ya que de motivos ocultos surgirán motivos sinceros.

Si la persona deja de hacer alguna Mitzva por la preocupación de la pureza de sus motivos, estará poniendo más distancia entre el y sus metas espirituales.

Buscar dar altruistamente...

El buscar dar altruistamente puede llegar a ser contraproducente cuando esto nos lleva a muchas veces no dar.

¿De qué estoy hablando?

Muchas veces la persona se priva de ayudar, al sentir que sus motivos no son realmente puros y sinceros de dar simplemente por buscar ayudar. Sino que sabe, que detrás de todo, el está buscando algo personal, ya sea honor, que le perdonen sus pecados, o cualquier otra salvación.

Y pensar así realmente es muy peligroso, ya que puede llevar a la persona a abstenerse de ayudar, y el que vive en este mundo sin ayudar, no está cumpliendo en su vida una de las metas más importantes que todos tenemos que es el de ver por los demás.

Los que se benefician, se benefician sinceramente...

Se cuenta la historia de un hombre rico en Rusia que mantenía una casa de huéspedes, totalmente gratuito, para los que viajeros quienes necesitaban hospedaje.

El Baal HaTanya, el rabino Shneur Zalman de Liadi, pasó por esta casa un día. Buscó al dueño y lo elogió por su tremendo acto de bondad.

El dueño le respondió con sinceridad, "No sé cuánto “jesed”, realmente es. Tal vez lo hago solo por el mérito del honor. No puedo estar seguro de hacerlo sinceramente."

El Baal HaTanya le aseguró "No te preocupes si lo estás haciendo sinceramente, porque las personas que están comiendo aquí están comiendo sinceramente".

El motivo que nos impulsa a dar tzedaka...

Hay quienes dan tzedaka, solamente porque saben que deben dar y que Hashem se los está pidiendo. Pero, la mayoría de las personas, tienen otros motivos también.

Por ejemplo, el honor y reconocimiento, el hecho de saber que el dar tzedaka protege a su familia, o que actúa como mérito para la curación de alguna enfermedad, se le perdonan a la persona muchos pecados y mucho, mucho más...

El hecho de que una persona tenga uno más de estos motivos en su mente en el momento de dar, esto no elimina el valor de su gran Mitzva.

Inclusive si su objetivo principal es impresionar al mundo con su riqueza, su acto de dar, sigue ahí.

Hay dos razones para esto:

La primera es que, la mayoría de los Yehudim, al dar, toman en cuenta el hecho de que dar es una Mitzva. Y esto demuestra a Hashem que el quiere cumplir con La Voluntad de Hashem, incluso si hay otros beneficios que espera por el hecho de dar.

Y la segunda razón es que los beneficios que se logran gracias a su tzedaka siguen existiendo independientemente de la motivación de quien lo dio.

Tarea de hoy...

Cuando alguien venga a pedirme un favor o tzedaka, me aseguraré de tratarlo de forma agradable y con una sonrisa en la boca.

United Kingdom Bookmaker CBETTING claim Coral Bonus from link.