Las razones correctas vendrán...

El Jafetz Jaim nos dice claramente:

“Da por las razones equivocadas y las razones correctas vendrán.”

Sin embargo hay una motivación que pone el acto en un lado negativo. Esta motivación se expresa en un monólogo interno:

“Di mucho.. ¿Qué le pasa a mi vecino? Ó sea, el gana millones, pero no ha donado ni la mitad de lo que yo he donado. No puedo creer que sea tan tacaño.”

Usando la generosidad de uno mismo manejada por orgullo, simplemente por el placer de denigrar a los demás que no han ayudado como el en esa Mitzva, lleva a la persona a un lado oscuro y negativo.

Cuando la caridad se da para mostrarse a sí mismo lo “inferiores” que son los demás, la Mitzva de la tzedaka pierde su gran estatus.

Por eso hay que alejar de nuestra mente ese tipo de pensamientos que el único resultado que traerán será que nuestra Mitzva valga menos. 

Tarea de hoy...

Hoy me voy a comprometer a no dejar de dar tzedaka por pensar en que lo que me está motivando a hacerlo no está en el nivel más elevado para hacerlo de la mejor manera. Y recordaré que sea con el motivo que sea Hashem recibirá mi Mitzva de tzedaka con amor y alegría. 

Superación espiritual...

Los tres sacrificios de los cuales hemos hablado los últimos días eran llevados al mismo Bet Hamikdash y recibidos por el mismo Cohen. Todos generan beneficios de un Korban y todas son formas válidas de lograr objetivos válidos a pesar de que sus motivaciones sean diferentes. 

Este concepto tenemos que aplicarlo en la tzedaka, ya que nos enseña que no importa qué motivación nos impulse a dar, Hashem sigue considerando nuestra acto como algo sagrado y de gran importancia y valor.

Solo hay caminos elevados y caminos aun más elevados en el cumplimiento de esta Mitzva, pero que sepamos que todos ellos nos llevan hacia una hermosa superación espiritual.

El tercer sacrificio...

“Korban jatat”, esta es una ofrenda por algún pecado cometido. Y por medio de esta ofrenda la persona expiaba su pecado.

El Jafetz Jaim compara este sacrificio a la persona que sirve a Hashem por miedo. Esta persona busca protección del castigo en este mundo y en El Mundo Venidero. 

Espera evitar con sus méritos, el tener repercusiones que la Torá tiene para las personas que no cumplen con sus preceptos.

Esta persona, también sirve a Hashem de todo corazón, pero su motivación es evitar el sufrimiento y tener retribución de ahí en adelante.

El segundo sacrificio...

“Korban shloshim”, o sacrificio de la paz, en el cual la mayor parte del sacrificio debe ser comido por la persona que lo llevó. Parte de la carne iba para los Cohanim y parte de el se consumía en el altar, pero el que más se beneficiaba era el que lo llevaba.

El Jafetz Jaim compara este sacrificio con la persona que se acerca Hashem con un “bakasha”, una petición. La persona está con mucho sentimiento haciendo el servicio a hashem, pero mientras Lo sirve, espera ganar méritos que le traigan una vida buena y justa. Espera recibir de Hashem la capacidad intelectual para aprender Tora, espera tener larga vida, una buena pareja y un buen matrimonio, hijos sanos, todo lo que necesite para mantenerse en una vida llena de Tora y Mitzvot. 

El Jafetz Jaim nos recalca que esto también es un hermoso camino a la espiritualidad. El hecho de que todavía hay un amigo más elevado que este, no lo convierte en una forma negativa de acercarse a Hashem.

Se adapta a muchas más personas que la primera manera que vimos ayer, y se vuelve en un trampolín para aquellos que en algún momento servirán a Hashem solamente por amor a El. 

El error más grande sería no hacer ningún servicio por que uno no puede todavía hacerlo en el mejor nivel.

Si alguien siente eso en algún momento, que sepa que es el Yetzer hará en vivo y directo, buscando evitar su acercamiento a Hashem y su elevación espiritual.

United Kingdom Bookmaker CBETTING claim Coral Bonus from link.