Cuidado, mucho cuidado...

Una palabra puede herir los sentimientos de nuestra pareja y causar la destrucción del matrimonio, llevándose de por medio a los hijos.

Las palabras tienen un poder incalculable, una psicóloga podría causar la muerte de un paciente convenciéndolo que se quite la vida. Una palabra convincente puede llevar a alguien a cometer un acto terrorista y terminar así con la vida de él mismo y de muchísima gente más. 

Las palabras son armas muy muy poderosas y letales si no se usan para bien. Para lograr una casa con armonía  esta se debe llevar con palabras de amor, empatía, amistad, etc...

United Kingdom Bookmaker CBETTING claim Coral Bonus from link.